lunes, noviembre 26, 2007

¿y éste?


Lo que pasa es que usted pone estas cosas largas y a mi no me gustan. Me pierdo, tengo tendencia a dispersarme y no me favorece en nada que me arroje cuatro o cinco párrafos por entrega, termino bostezando y bramando maldiciones. Podrá argumentar que no soy parámetro para sus escritos, pero señor, tarde o temprano todo resulta somnoliento.
-¿y qué me sugiere, amigo?
- que cambie radicalmente. No sé, usted sabrá, inserte un par de tetas prominentes, un culo que emerja como un iceberg en los mares de Groenlandia. Algo que venda, caballero, no es cuestión de andar gastando palabras para hablar de una farola o una bicicleta multiuso. ¿Qué espera para meter algún muertito en este lugar?
-Pero, quizás la cosa va bien así…
-¡huy! Sí, seguro… sólo falta que muestres algunas palomitas más y ésto se viene a pique.

1 comentario:

maravedi dijo...

No le hagas caso, seguí igual-